Este 21 de agosto ocurrirá uno de los eclipses más esperados en los últimos tiempos, nombrado "el gran eclipse total de sol americano" por la prensa estadounidense.  Será el primer eclipse total de sol en más de 70 años en Estados Unidos; en años recientes hubo uno de esta magnitud que pudo verse en Baja California en 1991, y uno en 1972 en Canadá. La expectativa, particularmente en Estados Unidos (donde se podrá ver en una franja que cruza la parte media de su territorio desde el Pacífico hasta el Atlántico), es enorme. Un eclipse de sol parcial podrá observarse en todo México, Centroamérica, partes de Sudamérica y algunas partes de Europa y África.